Guatemala

Canción Inédita:

"ABUELA SANGRE"

Descripción de la canción inédita:

"La canción es una celebración de la energía femenina. Todas llevamos dentro una mujer ancestral sabia, dadora de vida, fuerte; pero con un alma sublime. Ella habita dentro y también en las montañas, en el agua y el aire. Es la abuela sabia que llevamos en la sangre.".

Autora, compositora e intérprete

MAGDA ANGÉLICA

Letra:

Voy entre sombras detrás de sus huellas,
De ese olor que ha dejado en la tierra 
Donde su piel amó y a su abrigo dio un llanto de vida
Donde su piel amó y a su abrigo dio un llanto de vida

Voy a seguir su cabello trenzado
Donde dejó el dolor atrapado
Para que no robara su alma y quemara su risa
Para que no robara su alma y quemara su risa

Abuela luna
Abuela fuego
Abuela sangre

Abuela agua
Abuela ninfa 
Abuela aire

Anaiaiaaa
Anaiaianda
Anaia anaia
Anaiaandaa

Voy a sentir su grito en mis entrañas
En las cavernas que me hablan de ella 
Donde habita su voz y canta en el eco de la montaña 
Donde habita su voz y canta en el eco de la montaña

Abuela luna
Abuela fuego
Abuela sangre

Abuela agua
Abuela ninfa 
Abuela aire

Anaiaiaaa
Anaiaianda
Anaia anaia
Anaiaandaa

Ri atit
Chu tzij
Ru q’aq’ pa juyu

 

 

Contacto

Tel.: +595 21 646 970 / +595 981 208 810 / +595 981 113 313
Email: festival@festivaldelacancion.com.py

Pedro J. Caballero N° 369 (1° Piso) entre Luis A. Herrera y Cap. Andrés Insfrán.
Ciudad de Luque - Departamento Central. República del Paraguay.

 

 

MAGDA ANGÉLICA

Magda Angélica crecó con dos mujeres Kaqchikeles, uno de los 23 grupos étnicos mayas de Guatemala. Ellas, plantaron huellas muy profundas al convivir el día a día, al cargarla en su espalda, al darle el regalo de aprender su idioma como un vínculo de complicidad, a través del cual pudo aprender que existen múltiples formas de interpretar el mundo, la vida y las diversas realidades.

Esta huella quedó presente desde su infancia y ha sido un motor de búsquedas espirituales que se han plasmado en la música que hace, que es una energía vital, su principal fuente de libertad y expresión.

En el 2002, tuvo la oportunidad de viajar a México. Fue con la idea de abrirse campo en la música y de recibir clases de canto. Si bien, convencida de que las casualidades no existen, el destino la llevó a conocer a danzantes rituales y personas inmersas en el mundo de la filosofía Mexica y Náhuatl. Este encuentro fue una gran oportunidad para profundizar en esas huellas que dejaron en ella las señoras Kaqchikeles que formaron mi infancia.

Tuvo en México el regalo de participar en las danzas circulares de las y los concheros, que son un camino espiritual y una forma de trascendencia. Un grupo de abuelos y abuelas le regalaron un nuevo nombre: Ilhuikatzin, cuyo significado es Venerable Cielo. Le explicaron que este nuevo nombre implicaba revestirse de una nueva identidad, de encontrar el ser auténtico.

Al regresar a Guatemala, conoció a varios Ajkija’b, guías espirituales, principalmente mujeres que han respaldado su búsqueda y la orientan en el camino, en este viaje respetuoso y profundo por una forma de vivir, donde el ser humano se sitúa en relación de horizontalidad con la naturaleza, en un tejido de la vida que se configura en una red donde todos los seres existentes tienen alma.

Esta es la base con la que se sustenta su trabajo, en esta aventura que le gusta llamar “música puente”. El sueño es generar caminos para el encuentro entre diferentes formas de vivir y de experimentar el mundo. Valorar profundamente el encuentro entre almas, allí donde somos verdaderamente humanos y humanas.

Magda Angélica inicia su carrera haciendo música pop, pero sentía que no llegaba a donde deseaba, precisamente a ese encuentro de almas. La vida misma la llevó a encontrar fusiones sonoras entre elementos de los instrumentos tradicionales mesoamericanos con sonidos contemporáneos. En las líricas, dar cuenta de estas mezclas culturales interiores en las que nos hemos forjado y que conforman nuestras identidades actuales.

En 1996, Magda Angélica graba su primera producción discográfica: “Jardín Interior”. En este disco, inicia el trabajo de composición, compartiendo la creatividad de los temas con algunos de los más destacados compositores guatemaltecos.

Por este material recibe el premio “Arco Iris Maya” como Artista Revelación y el premio “Tzig”, bajo esta misma categoría. Este premio es otorgado por la Cámara Guatemalteca de Locutores Profesionales.

En el 2001, lleva a cabo la grabación de su segunda producción discográfica: “Ángeles de Barro”, la cual contiene temas fusión de rock acústico, con énfasis en la importancia del contenido de las letras. Por este disco, recibe el premio “Botón de Oro”, otorgado por TGW, la voz de Guatemala.

Así mismo, la autora es invitada a componer el tema que representó a Guatemala en la celebración del Voluntariado de Naciones Unidas, llevado a cabo en Suiza.
En el 2002, se traslada a México, donde participa como invitada en conciertos con el cantautor Fratta y  en  octubre 2004, en el lanzamiento del disco “Brujas” de Mujeres en Fuga.

En el 2005, presenta en Guatemala y México, una nueva producción discográfica “Tejedora de Sueños”, en coproducción con la disquera independiente Discos Antídoto de México.

Esta propuesta musical, marca un giro en el estilo de la artista, combinando sonidos electrónicos con instrumentos prehispánicos mesoamericanos, y una nueva temática en la que se abordan temas relacionados con la magia y espiritualidad Maya y Mexica, habiendo recibido muy buena opinión de parte de la crítica especializada  y los medios de comunicación en México y Guatemala.

En Costa Rica, el director de la Orquesta Centroamericana de La Papaya, Manuel Obregón, invita a Magda Angélica, a participar  como compositora invitada, incluyendo uno de los temas contenidos en “Tejedora de Sueños”, para el nuevo álbum: “Tierra de la Dulce Espera” de dicha agrupación.

En el 2007, la autora presenta su más reciente producción discográfica: “Ilhuikatzin”, “Venerable Cielo”, siguiendo con la línea Etno fusión.

En el 2008 y 2009 en la edición Platinum, fueron publicadas las canciones "Latido de Montaña" y "Danza de la Luna" del disco "Ilnuikatzin" en el compilado del catálogo An'R que realiza la organización AMMA en Australia.

En ambas ocasiones, este fue el único proyecto latinoamericano elegido para participar, junto con artistas de Portugal, Italia y Suecia. En el 2009, la música del disco Ilhuikatzin forma parte de la banda sonora del documental mexicano "Figuras en la Niebla" y de un documental educativo producido en Estados Unidos por Matt Kaplowitz como parte de una serie que difunde las distintas culturas del mundo.

En el 2012, Magda Angélica es invitada a participar en el proyecto australiano “The Global Change Music Project”, una iniciativa para la protección del medio ambiente, donde se fusionó música de 163 compositores del mundo.

Actualmente, la artista está en proceso de producción de su sexto disco.